Inglés nativo en España

Interfamily Idiomas atiende las necesidades de padres y de cualquier persona que desee aprender inglés mediante una auténtica inmersión en el idioma, organizando la convivencia con una familia nativa pero sin salir de España.

Las especiales condiciones que se dan en algunos lugares de Andalucía, donde hay muchos grupos residenciales de familias que apenas hablan castellano, facilita la práctica del idioma en todas las situaciones de la vida cotidiana. Así, la inmersión en las costumbres y actividades de una familia inglesa se reproducen con toda fidelidad, empujando rápidamente el aprendizaje
del idioma.

En este programa pueden integrarse niños a partir de los 10 años y adultos con un nivel elemental o intermedio del idioma.

Las familias están seleccionadas con criterios de afinidades y similitudes respecto al solicitante. En el caso de estudiantes menores de 18 años, se eligen también familias que tienen hijos o nietos de edades parecidas en la casa. Todas se sienten especialmente ilusionadas con la idea de acoger estudiantes y compartir con ellos costumbres y vivencias.

Es importante aprovechar al máximo la estancia sin que ello constituya un periodo de dramático aislamiento para la persona, especialmente si se trata de un niño. Solamente en el caso de adultos con un alto nivel de inglés es aconsejable que dejen el idioma propio olvidado en casa.

Familia y estudiante deben estar en sintonía desde el primer momento y eso se logra mejor con una acertada selección de ambos y una motivación cotidianamente satisfecha. El esfuerzo de integración debe ser mutuo.

Hacer la cama y mantener la habitación ordenada son las únicas obligaciones que debe cumplir el estudiante en la casa pero todos los gestos que contribuyan a la convivencia participada, como hacer tareas domésticas en la misma medida de los otros componentes de la familia, fomentan un ambiente de cordialidad que, sin duda, favorece su objetivo principal, que es la
práctica del inglés.

El estudiante participa también de todas las actividades de ocio que la familia realice u otras en las que pueda estar interesado, por ejemplo, clases de inglés, natación o tenis, asistir a eventos, etc. Los costes adicionales derivados de estas actividades extras corren por cuenta del alumno.

El régimen de alojamiento es pensión completa.